La embajadora de Costa Rica, Doris Ostelof, clausura la IV edición del Diplomado Internacional en Dirección de Empresas Cooperativas

Juan Manuel Villasuso durante su ponencia

La embajadora de Costa Rica en España, Doris Ostelof, acompañada por el director de la Escuela de Economía Social; José Ariza, ha clausurado la IV edición del ‘Diplomado Internacional en Dirección de Empresas Cooperativas y Organizaciones de Economía Social y Solidaria’, que se ha desarrollado del 22 de Septiembre al 8 de Octubre en la Escuela Andaluza de Economía Social y que ha reunido a dirigentes y responsables de organizaciones cooperativas procedentes de 6 países: Honduras, Costa Rica, Panamá, República Dominicana, Nicaragua y Cuba.

 

El broche final a esta intensa formación lo ha puesto el economista y profesor en la Universidad de Costa Rica, Juan Manuel Villasuso, quien ha impartido una ponencia magistral sobre ‘El Modelo Cooperativo como instrumento para la reducción de la pobreza y la redistribución de la riqueza’.

 

Villasuso, que ha trabajado para el Gobierno de Costa Rica y colaborado con el Banco Mundial y Naciones Unidas, ha hecho una completa radiografía de las tensiones y contradicciones que genera, de forma interesada para los que lo controlan, el modelo económico capitalista vigente. Y ante estas contradicciones, el experto en economía ha señalado la oportunidad que puede representar la economía social “si se hace fuerte y genera sus propias dinámicas”.

 

Como ha detallado, “el modelo capitalista genera una desigualdad que es muy peligrosa, más que la pobreza en sí misma, porque provoca falta de cohesión social”. Es desigualitario, en tanto en cuanto, “es la propiedad privada de los factores de producción la que hace que se fomente esta desigualdad. Y son los grupos de presión, económicos  y de poder los que imponen e influyen - a través de los medios de comunicación de los que son dueños -para mantener esta situación privilegiada para ellos y completamente individualista e injusta para el resto”.

 

Además, “estos modelos están basados en el consumismo voraz que es el que beneficia a los que hoy día tienen el control de los mercados, aumentando así aún más las propias desigualdades del modelo”.

Esta desigualdad, como indicó el experto en economía, se ha visto agravada también en los últimos tiempos con la reducción del gasto público, que en ocasiones, ha ido de la mano de un déficit de los servicios públicos.

Ante esta situación, Villasuso lo tiene claro: “Hay que cambiar este modelo capitalista imperante y no equitativo porque no es justo y porque, como ha quedado claramente demostrado, no es sostenible a largo plazo”.

Por tanto, “si la propiedad privada define quién es rico y quién es pobre, hay que ir a una distribución de la propiedad privada lo más igualitaria posible y ahí caemos inevitablemente en la economía social, que es la que permite distribuir la propiedad entre un gran grupo de personas”.  En este sentido, “debemos estimular la creación de empresas de economía social”.

¿Cómo estimular empresas de economía social?

El experto economista propone una serie de pautas:

  • Pensar en la creación de empresas de economía social orientadas a tecnologías limpias o reciclaje, ya que la contaminación es un grave problema para la sostenibilidad. Asimismo, “hay que aprovechar también áreas emergentes como las tecnologías de la información o las biotecnologías, entre otras, para desarrollar empresas de economía social que puedan aglutinar el trabajo tanto de personal cualificado como de personal técnico.
  • Identificar sectores estratégicos y dinámicos como el turístico, que genera grandes ingresos.
  • Apoyar  a las empresas de economía social existentes para que sean más competitivas porque al fin y al cabo tiene que funcionar en el mercado capitalista. Esta competitividad tiene que ir más allá de la propia eficiencia de la empresa y debe considerar  su entorno anterior y posterior a la producción.
  • Participar, a través de empresas de economía social, en la privatización que se está realizando en ciertos sectores como el de la salud.
  • Fomentar el espíritu de cooperación y apoyo muto que identifica y hace fuerte a la economía social.

En definitiva, como concluyó Villasuso,  “la economía social debe generar dinámicas propias y ser menos dependiente de ‘Papá Estado’. Esto no significa que no se aprovechen las líneas públicas de financiación para ciertos sectores estratégicos. Pues, ante todo, hay que tener visión de futuro”.

randomness