"Hay que coeducar desde la infancia e invitar a los niños a que sean ellos mismos por encima del género".

Con motívo del Día Internacional contra la Violencia de Género, 25N, hemos entrevistado a Gema Otero: Experta en Género e Igualdad, alumna de este curso del programa de la Escuela FIDES Emprende y una de las socias fundadoras del proyecto coeducativo La Señora Malilla, junto al experto en diseño e ilustrador Juan Antonio Muñoz.

 

Pregunta: ¿Cuál es su visión sobre la violencia de género?.

Respuesta: La violencia de género es un tipo de violencia que está directamente relacionada con el machismo, con el sexismo, con la minusvaloración y la desigualdad de la mujer:  Esquemas imperantes en nuestra sociedad y modelo educativo, aunque no se tenga - en muchas ocasiones - conciencia sobre ello. Es una violencia que tenemos normalizada. Cuando se habla de violencia contra las mujeres, no se alude a ellas como que son "asesinadas" sino como que "mueren". Además, en los últimos tiempos, ha habido un retroceso en la lucha contra esta violencia de género porque se ha utilizado la crisis económica para no invertir más en combatirla. Desde mi punto de vista, lo que se está haciendo en torno a la violencia contra las mujeres es insuficiente y no se trata, pese a la gravedad, como “una cuestión de estado” ni está en las agendas de los políticos como debería.

Pregunta: ¿Qué le dirías a los que consideran que la violencia de género también puede ir dirigidia a hombres?

Respuesta: Claramente, en este caso no se trata de violencia de género, es otro tipo de violencia, sin duda, pero no de género porque insisto la violencia de género va sólo dirigida contra las mujeres por el sólo hecho de ser mujeres y por ser minusvaloradas o ser consideradas  como "seres inferiores". Por ello, es importante educar desde la base en la igualdad y en la equidad, lo contrario atenta contra los Derechos Humanos.

 

Pregunta: ¿Y los que hablan de las mujeres como colectivo?.

Respuesta: A éstos recordarles que las mujeres no somos un colectivo, pues representamos más de la mitad de la población mundial. Un colectivo es otra cosa.

 

Pregunta: En los últimos tiempos, hemos asistido a una incorporación de la mujer a las esferas de poder, ¿cómo lo ve?.

Respuesta:  Sí cierto, y esto es muy importante, que las mujeres estén en la esfera pública donde se toman las decisiones pero falta una formación en perspectiva de género. Porque la cultura sigue siendo machista y se siguen perpetuando los mismos roles y necesitamos esa formación que nos dote de elementos e instrumentos necesarios suficientes de análisis para poderlos desmontar.

 

Pregunta:  En relación a la formación y coeducación desde la infancia gira vuestro proyecto Señora Malilla, ¿nos puedes contar acerca de su objetivo?.

Respuesta: La Señora Malilla es un proyecto profesional creativo con el que pretendemos educar en igualdad y visibilizar nuevos  modelos y roles para ambos géneros. Asimismo, pretendemos normalizar la diversidad, en todos los sentidos y situaciones, desde la edad infantil.  Para esta misión contamos con dos cuentos coeducativos complementarios: “Super Lola” y “Lalo, el príncipe rosa”, éste último lo hemos lanzado recientemente. Nos ayudan a comprender lo difícil que es para una niña o niño salir del camino que traza la cultura de género. Cada personaje es un nuevo modelo a seguir y una invitación a la libertad y a la autonomía, más allá de la norma pre establecida. En definitiva, se pretende que los niños y niñas por encima del género sean ellos mismos y dotarlos de instrumentos que los ayuden a fortalecerse en este sentido.

Pregunta: Pero…¿"SuperLola" va más dirigido a niñas y "Lalo, el príncipe rosa" a niños?.

Respuesta: Los dos están destinados a todos los públicos.  Con Lola, la super heroína, invitamos a las niñas que tomen el espacio público, pues es justo ahí donde se toman las decisiones -como mencionaba anteriormente-  y que se desarrollen como quieran. Hay que desterrar el mito de las princesas Disney que esperan a ser recatadas por su príncipe azul.  En el caso de Lalo, jugamos a desmontar los tradicionales roles masculinos e invitamos a los niños que entren en el espacio privado. Las mujeres se han incorporado al ámbito laboral pero los hombres no lo han hecho tan mayoritariamente al espacio privado o de los cuidados y no hay que olvidar que el ámbito de los “cuidados” (entiéndase por éste la esfera del hogar, de la vida privada) sostiene a la economía mundial. Esta ruptura de los estereotipos masculinos puede generar  incomodidades y resulta políticamente incorrecto pero es esencial en la lucha contra la violencias machista.

Pregunta:  ¿Qué tal acogida ha tenido vuestro proyecto?

Respuesta: Muy buena. A nivel de instituciones, hemos recibido una gran repercusión mediática. "SuperLola" ha sido traducida al inglés, francés, catalán y con "Lalo" estamos trabajando para que se traduzca al euskera. Asimismo, países como Rusia, Australia o Nueva Zelanda también nos han solicitado nuestros cuentos coeducativos para sus programas de bilingüismo. Estamos muy satisfechos y, como comentaba antes, las entidades nos dan mucha visibilidad pero institucionalmente no recibimos apoyo económico. Por ello, estamos trabajando también la posibilidad de acercarnos al ámbito de las editoriales.

Pregunta: Y para finalizar, ¿qué piensas de que existan días como este 25 N?.

Respuesta: Es muy importante, por supuesto, esta fecha para visibilizar la violencia machista pero esto es una labor diaria y habría que hacerlo todos los días. Para mi 25N son todos los días.